-1.2 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

Tratamiento keto: una opción terapéutica basada en la dieta cetogénica

La dieta cetogénica, también conocida simplemente como dieta keto, se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años, no solo para perder peso, sino también como una opción de tratamiento para diversas condiciones de salud.

Se basa en el principio de llevar al cuerpo a un estado de cetosis nutricional, donde utiliza principalmente grasas en lugar de glucosa para obtener energía. Esto se logra limitando drásticamente el consumo de carbohidratos y enfocándose en grasas saludables y proteínas moderadas.

Aunque la dieta keto se originó en la década de 1920 como terapia para la epilepsia refractaria en niños, hoy en día se explora su aplicación en muy diversos trastornos, enfermedades y padecimientos crónicos. Analicemos con más detalle en qué consiste y cómo funciona el tratamiento keto.

Fundamentos de la dieta cetogénica

La dieta keto busca inducir un estado metabólico conocido como cetosis nutricional, donde el cuerpo cambia su principal fuente de energía de los carbohidratos a las grasas. Esto ocurre debido a la fuerte limitación de carbohidratos, usualmente a menos de 50 gramos diarios.

Al haber poca disponibilidad de glucosa, el hígado empieza a producir cuerpos cetónicos derivados de las grasas, especialmente del ácido graso llamado β-hidroxibutirato. Los cetona funcionan como “combustible” para las células.

Entre los posibles mecanismos responsables de los efectos terapéuticos de la cetosis se encuentran:

  • Mejoría en la capacidad mitocondrial de las células.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Reducción del estrés oxidativo.
  • Optimización de vías metabólicas y de señalización celular.
  • Mejor transporte y utilización de glucosa en el cerebro.

Estos cambios bioquímicos y fisiológicos son los que podrían explicar por qué la dieta keto ayuda potencialmente en diversas afecciones.

Aplicaciones terapéuticas de la dieta keto

Aunque se necesita más investigación, varios estudios sugieren que la dieta cetogénica podría ser un efectivo tratamiento nutricional para los siguientes padecimientos:

Epilepsia

Es el uso terapéutico original de esta dieta. La cetosis parece tener un efecto anticonvulsivo, reduciendo la frecuencia de crisis en epilepsias de difícil control farmacológico, especialmente en niños. Se cree que estabiliza la transmisión neuronal.

Los niveles de eficacia varían entre un 30-60% de reducción de crisis luego de 6 meses en la dieta keto. Es supervisada por neurólogos expertos.

Leer  Vida Keto Fácil: Guía completa para una alimentación y estilo de vida cetogénico

Trastornos neurológicos y neurodegenerativos

La dieta keto está siendo estudiada en condiciones como Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple, daño cerebral traumático, autismo y migraña.

Los cetona proveen una fuente de energía más eficiente al cerebro, lo que podría tener un efecto neuroprotector.

Diabetes tipo 2

Al mejorar la sensibilidad a la insulina, control de glucosa y otros marcadores, la dieta keto es muy prometedora para el manejo de la diabetes tipo 2, incluso permitiendo reducir medicamentos en algunos casos.

Síndrome metabólico y obesidad

La pérdida de peso y abdominal con la dieta keto, junto a la mejoría del perfil lipídico, la hacen ideal para tratar el síndrome metabólico.

Cáncer

Algunas investigaciones indican que la dieta keto podría retardar el crecimiento de ciertos tipos de tumor y ser complementaria a la quimioterapia. Se explora su posible efecto antiangiogénico.

Enfermedades inflamatorias

La cetosis muestra tener un efecto antiinflamatorio sistémico, por lo que se estudia su aplicación en artritis reumatoide, lupus, enfermedad de Crohn y otras condiciones inflamatorias.

Trastornos mitocondriales

Estos desórdenes metabólicos involucran deficiencias en la producción de energía celular. La dieta keto provee cetona como combustible alternativo mitocondrial.

Como vemos, el potencial de la dieta keto como tratamiento co-adyuvante es muy amplio y se sigue estudiando en muchas otras afecciones crónicas.

Implementación del tratamiento keto

Para lograr el estado de cetosis nutricional, se requiere restringir el consumo neto de carbohidratos (total de carbohidratos menos fibra) a un máximo de 50 gramos diarios, idealmente entre 20-30 gramos.

Esto implica eliminar alimentos ricos en carbohidratos como azúcar, cereales, legumbres, tubérculos, frutas, jugos, etc. La mayoría de calorías diarias deben provenir de grasas (65-80%), con proteínas moderadas.

Algunos alimentos típicos en la dieta keto son:

  • Carnes magras y pescados.
  • Huevos enteros.
  • Verduras bajas en carbohidratos como brócoli y espinacas.
  • Aceites saludables como olive y aguacate.
  • Nueces, semillas y mantequillas.
  • Quesos duros y cremas altas en grasa.
  • Aguacates y frutos del bosque bajos en azúcar.

Es posible modificar y personalizar el plan alimenticio según el caso. Se recomienda suplementar electrolitos al inicio para prevenir calambres o debilidad. También es esencial beber suficiente agua diariamente.

Idealmente la dieta cetogénica debe ser prescrita y monitoreada por profesionales de la salud como médicos, nutricionistas y dietistas, para garantizar que sea nutricionalmente balanceada y segura según cada paciente.

Los primeros días pueden presentarse síntomas temporales como dolor de cabeza, cansancio y confusión mental, conocidos como “síndrome de adaptación a keto”. Esto mejora en pocas semanas una vez el cuerpo se adapta metabólicamente.

Leer  Transforma tu cuerpo y pierde peso en 30 días con el régimen cetogénico

Efectos adversos y consideraciones

Aunque es generalmente segura, la dieta keto puede presentar algunos efectos colaterales o riesgos potenciales:

  • Elevación inicial de colesterol LDL y triglicéridos.
  • Hipoglucemia en diabéticos si se usan medicamentos hipoglucemiantes.
  • Deshidratación y calambres por la diuresis y pérdida de electrolitos.
  • Estreñimiento debido a la baja ingesta de fibra.
  • Cálculos renales o hepáticos en algunos casos raros.
  • Carencias nutricionales si no se planea adecuadamente la dieta.

Por esto, se aconseja un estrecho seguimiento médico con exámenes de laboratorio periódicos. También se recomienda tomar suplementos como multivitamínicos, omega 3, magnesio, vitaminas D y K, y en algunos casos MCT oil.

La dieta keto no es recomendable en personas con alguna insuficiencia renal o hepática severa, porfiria o trastornos del metabolismo de grasas. Las dietas muy bajas en carbohidratos deben evitarse en el embarazo y la lactancia.

En la mayoría de casos, la dieta keto se implementa de forma transitoria durante 3 a 6 meses como tratamiento, no necesariamente de por vida. Luego se suele transicionar a una dieta baja en carbohidratos más flexible y sostenible.

Preguntas frecuentes

P. ¿La dieta keto es recomendable para niños?

R. Sí, la dieta cetogénica se ha usado de forma segura en niños por décadas, especialmente para epilepsia refractaria. Debe ser supervisada por médicos especializados en dieta keto pediátrica.

P. ¿Puedo hacer dieta keto si tengo la tiroides alta o baja?

R. Sí se puede llevar una dieta cetogénica teniendo hipotiroidismo o hipertiroidismo, pero es clave monitorear los niveles de hormonas tiroideas y ajustar medicamentos si es necesario.

P. ¿Cuáles exámenes debo hacerme al comenzar la dieta keto?

R. Se recomienda un cuadro metabólico completo que incluya glucosa, perfil lipídico, pruebas de funcionamiento hepático y renal. También niveles de electrolitos, vitaminas y estado inflamatorio.

Conclusión

La dieta cetogénica o keto se perfila como una prometedora herramienta terapéutica nutricional para diversas enfermedades crónicas, cuando es implementada correctamente bajo supervisión profesional.

La cetosis induce cambios metabólicos, bioquímicos y fisiológicos que pueden mejorar desde epilepsia, Alzheimer, autismo y cáncer, hasta diabetes, obesidad, inflamación crónica y desórdenes mitocondriales.

Se necesita más investigación para confirmar su eficacia en muchas de estas condiciones. Pero los estudios preliminares indican un gran potencial, con una buena seguridad y tolerabilidad en la mayoría de pacientes.

Bajo prescripción y seguimiento médico adecuado, el tratamiento keto puede ser una alternativa o co-adyuvante prometedor para el manejo de diversos padecimientos refractarios a los tratamientos convencionales. Representa una nueva frontera de la nutrición terapéutica personalizada basada en bioquímica y metabolismo.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest Articles