-1.2 C
New York
lunes, febrero 26, 2024

Cinco razones para inclinarse por lo último


¡Tu electrodoméstico diario se está calentando!

Cuando se trata de aparatos de cocina, tanto los microondas como los hornos convencionales tienen sus puntos fuertes separados e individuales. Por ejemplo, los microondas recalentarán las sobras en un santiamén y acudirán en su ayuda en las noches ocupadas en las que esté hambriento. También te permiten preparar alimentos en platos listos para comer, eliminando la molestia de lavar ollas y sartenes después. Finalmente, los microondas le permiten disfrutar de comidas congeladas, transformando una cena congelada sólida como una roca en un festín que se derrite en la boca y calienta el estómago en cuestión de minutos. Sin embargo, a pesar del notable tiempo y esfuerzo que le ahorran los microondas, tienen repercusiones que posiblemente superan sus ventajas. A diferencia de los hornos, que calientan los alimentos de manera uniforme desde adentro hacia afuera, las microondas cocinan los alimentos rápidamente calentando desde afuera hacia adentro, actuando sobre las moléculas de agua. Estas moléculas exceden la temperatura de los alimentos reales y se evaporan rápidamente, dejando la comida en un estado algo seco y gomoso.

Microondas Vs Horno

microondas vs horno

Cada método de cocción reduce el valor nutricional de los alimentos. La temperatura, el tiempo de cocción y la forma son los elementos más importantes. Los nutrientes solubles en agua pueden filtrarse de los alimentos mientras se hierven. Los tiempos de cocción en el microondas suelen ser breves y la temperatura es baja. Además, la comida rara vez se hierve. Algunos nutrientes se degradan cuando se exponen al calor, ya sea de microondas o de un horno convencional. La vitamina C es probablemente el ejemplo más obvio. Sin embargo, debido a que la duración de la cocción en microondas es más corta, la cocción en microondas conserva más vitamina C y otros nutrientes que se degradan cuando se calientan.

Leer  Guía de alimentos sin gluten Guía de alimentos sin gluten

Cocer ciertos alimentos en el microondas puede reducir la producción de sustancias químicas peligrosas. El microondas tiene la ventaja de no calentar los alimentos tanto como otras formas de cocinar, como freír. Normalmente, la temperatura no supera los 100 °C (212 °F), el punto de ebullición del agua. Sin embargo, los alimentos grasos, como el tocino, pueden calentarse más.

Pero eso no es todo: los microondas pueden afectar los alimentos de una manera que los hornos convencionales no lo hacen, lo que provoca problemas de salud como deterioro cognitivo, náuseas y un sistema inmunológico debilitado. Claro, este práctico y excelente electrodoméstico puede preparar tus platos favoritos en hasta un 75% menos de tiempo que otros métodos de cocción, pero esta solución rápida ciertamente tiene consecuencias.

Aquí en Skinny Ms., hemos agrupado 5 razones ¿Por qué en la pelea entre microondas y horno?, los hornos tradicionales superan a los microondas, ¡y cómo optar por los hornos puede salvar tu salud y potenciar tu bienestar! ¡Así que deshazte del microondas de inmediato!

1. Los microondas calientan los alimentos de manera desigual.

Los puntos calientes se forman en regiones de todo el mundo, pero ¿sabías que podrían formarse en tus alimentos? Al calentar los alimentos en el microondas, las ondas rebotan en los alimentos y forman ondas estacionarias, que pueden generar puntos de temperatura variable a lo largo de la comida. Mientras tanto, las microondas emiten ondas de calor a medida que calientan los alimentos, y ciertas partes de los alimentos tienen una mayor capacidad para absorber estas ondas de calor que otras. Los componentes de los alimentos con más agua, por ejemplo, conducirán mejor el calor que las zonas más secas.

Leer  Desafío del plato delgado de 30 días

Por lo tanto, evite la confusión de sus papilas gustativas al morder un trozo de comida cocinado de manera desigual y ¡quédese en el horno!

2. El microondas invita a las bacterias a la fiesta.

Así como se pueden formar puntos calientes debido a una cocción desigual, este problema afecta no solo la calidad del sabor de los alimentos, sino también el contenido de bacterias. Las áreas en las que el microondas no cocina adecuadamente pueden actuar como pequeñas bolsas para albergar bacterias. De lo contrario, estos mini hogares de bacterias se destruirían si se cocinaran en un horno convencional. Con todo, calentar los alimentos en el microondas no matará por completo las bacterias dañinas, lo que en última instancia puede provocar problemas de salud como intoxicación alimentaria y salmonella. ¡Vaya a lo seguro y opte por su horno!

3. La radiación puede provocar la «enfermedad del microondas».

No se equivoque: las microondas emiten radiación. El proceso es bastante simple: los alimentos contienen moléculas de agua, y estas moléculas vibran y finalmente producen calor después de absorber las microondas. Desafortunadamente, las máquinas que emiten radiación, como los microondas, conllevan una serie de peligros que pueden afectar su salud. El uso regular de este aparato aparentemente inocente puede desencadenar la “enfermedad del microondas”, una afección que puede causar deterioro cognitivo, náuseas, problemas de visión, depresión y un sistema inmunológico debilitado. Puedes evitar estos problemas eligiendo cocinar con el horno, que no libera radiación.

4. Los hornos retienen nutrientes; los microondas no.



Source link

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest Articles